18 julio 2007

Sweet dreams... are made of this

Creo que voy a colgar en mi cabecera un "atrapasueños" (dreamcatcher) porque últimamente mi cerebro está lejos de descansar cuando duermo. Hace semanas que todas las noches, sin falta, tengo sueños muy intensos. Y no lo digo por las situaciones, sino por la manera en como los recuerdo nada más despertarme o inclusive, cuando casi logran que despierte en mitad de la madrugada. No son pesadillas, es más, creo que nunca he tenido ni una digna de mención, hahaha. Estoy soñando con gente que ha tenido un lugar específico en mi vida o en mis otras vidas (no familiares, por cierto) y es que aún tengo esa sensación de la que ya hablé la semana pasada. Lo curioso es que no sueño recuerdos, por así llamarlos, sino que todas son situaciones, sensaciones, visiones nuevas. Y por cierto, no sé si a muchos les pasa, pero yo sueño a colores :p y lo repito: con una intensidad que no deja de sorprenderme.

He comentado esta situación con un par de personas pero no han sabido captarlo o es que yo no me he explicado: uno me ha dicho que eso de soñar con ciertos hombres que han estado en mi vida es que le pongo subliminalmente los cuernos a mi marido, hahahaha, y nada más lejos de la realidad, porque yo no sueño situaciones sexuales; la otra tiene la creencia de que se trata de una forma de reabastecerme de creatividad ahora que tengo una especie de euforia creativa que empieza a entusiasmarme. Y yo estoy segura que no es ni una ni otra. Sin embargo no soy capaz de calificar toda esa ristra de sueños que he estado a punto de incluir en una libreta que siempre tengo en mi mesita de noche donde apunto ideas, bocetos y algunas cosas para futuros relatos. A ver si de ese modo puedo hallar alguna respuesta "lógica".

Un dreamcatcher, según la creencia de la tribu Ojibwe que se asentaba en la zona de los Grandes Lagos en Estados Unidos, es un filtro de sueños, una especie de telaraña que se ponía en las cunas de los niños para atrapar y retener todo lo malvado. Se hacía con un aro de madera de sauce de aproximadamente 10 cm., la orilla y lo que vendría a ser la telaraña se hacían con cordón rojo que significaba las raíces de sangre y en el extremo inferior se le colgaban plumas. Según una leyenda de la nación Ojibwe, todos los Clanes estaban situados en un sitio conocido como Isla de la Tortuga. Es así como los contadores de historias dicen cómo es que Asibikaashi (Mujer-Araña) ayudó a Wanabozhoo (El Sol) a regresar a su gente. Asibikaashi cuida de sus niños y sigue haciéndolo hasta la fecha. Cuando la Nación Ojibwe se dispersó por las cuatro esquinas de Estados Unidos para buscar la profecía, Asibikaashi tuvo problemas para viajar en todas las cunas de los pequeños, así que las madres, las hermanas y las Nokomis (abuelas) tomaron la práctica de tejer las mágicas redes para sus recién nacidos, usando aros de sauce y adornarlos con cordón o con plantas. La forma circular representa el viaje que el Sol realiza todos los días por el cielo. El Dreamcatcher alejará los malos bawedjigewin (sueños) y acogerá sólo los buenos pensamientos que entren en nuestras mentes cuando sólo somos unas criaturitas. Casi siempre podremos ver un pequeño agujero justo en el centro de cada dreamcatcher que es por donde sólo los buenos sueños pueden entrar. Con los primeros rayos del amanecer, los malos sueños desaparecen.

La cuestión de las plumas es algo tradicional pero originalmente sólo era una que colgaba del centro y significaba el aliento o el aire. Lo esencial para vivir. Un bebé que mira desde su cuna cómo el aire juega con la pluma lo podrá entretener pero también le dará una buena lección de la importancia del aire bueno. Esto viene a formar parte más adelante de la manera en que una pluma de lechuza le brinda sabiduría (para las mujeres) y una pluma de águila brindará coraje (para los hombres). Esto no quiere decir que que cada una esté restringida sólo al sexo al que van dirigidas, pero el uso de cada pluma dará las propiedades que él/ella invoquen (los indios nativoamericanos, por regla general, son muy específicos sobre los roles y la identidad). El posterior uso de las gemas de colores (cuentas, abalorios), que se incluyen sobre todo en los dreamcatcher para venta al público, no tienen mucho qué ver con lo que hacían los ancestros. Pero el Gobierno prohibió la venta de las plumas de las águilas, así que se usaron las gemas para representar las cuatro puntos cardinales. Los dreamcatchers para los adultos, no llevan plumas.

Habrá gente que no entienda mi respeto y mi pasión por todas las tradiciones e historias de la mayoría de las tribus de indios nativoamericanos, más aún porque en México también tenemos una amplia herencia desde los tarahumaras hasta los aztecas, mayas, toltecas, etc., pero... no sé, en cierta medida, siempre me he sentido más identificada e inspirada con los nativoamericanos.

4 comentarios:

Korkuss dijo...

Pues eso me gustaría, atrapar un sueño, jejeje.

Mendi Destruction dijo...

Uff...me es tremendamente familiar lo que cuentas jajajajaja

Y no se, es una sensación extraña, al menos para mi. Me levantaba completamnete agotada, con dolor de espalda y la cabeza embotada. Ahora parece que se han calmado un poquito. Sigo soñando, pero más...tranquilamente (o eso me parece)

Yo siempre he pensado que los sueños son mucho más de lo que la mayoria de la gente dice que son. En mi opinion.. cuando me pasa eso, es o bien porque intento revivir escenas pasadas "a mi modo", es decir, algo que quedó en mi pasado lo revivo de manera distinta para verlo desde otro angulo o entender lo que no pude en su momento (si son situaciones pasadas). O bien, si son situaciones qu eno he vivido aún, las veo a modo de "aviso" como un preview de una peli...o un trailer mas bien.

A pesar de que he pensado en el atrapasueños muchas veces, al final me he decidido por dormir con una amatista bajo la almohada...y a veces, la acompaña una fluorita, por aquello de clarificar la mente jejeje.

Si te funciona, avísame que igual cambio de método!

Sandra Becerril dijo...

A mi me daría miedo atrapar un sueño... pero ahí sigue colgado el Atrapasueños justo arriba de mi cama. No me ha servido de mucho. La forma en cómo describes tus sueños, esos colores y sensaciones nuevas, es algo semejante a lo que me pasa con algunas pesadillas, de aquellas que tratas de olvidar como si fueran algo real, que acaba de pasar...

Vendré mucho más seguido

Saludos!

LeBoheme dijo...

Llevo un tiempo que también ando así, no sueño a colores (aunque alguna vez si lo hice en blanco y negro,hehe) pero son muy intensos, al menos superé la etapa de pesadillas (y de las terribles, sentía incluso dolor físico) pero sigo igual, aunque en mi caso puedo decir que se debe a la lucha que estoy teniendo por seguir adelante por mi futuro, tanto profesional como el personal (que además se suma al deseo de empezar mi vida con mi pareja).
De todos modos no le des muchas vueltas tampoco que no es bueno (te lo digo por experiencia ;) quizá sólo necesite tu mente un desahogo que llevaba tiempo aletargado. Me han dicho más de una vez que se me dá bien interpretar sueños así que si te parece te puedo echar un cable ;))

*Tengo entendido que para que un atrapasueños funcione como debe su centro ha de estar abierto, es decir sin piedrecita, porque sinó el sueño queda retenido, cómo dicen "en el umbral de la mente" sin llegar a salir y entorpeciendo el descanso.

Un abrazote muy fuerte bonita!