09 noviembre 2005

Poeta inédito


Demiurgo de la Tierra Media, lingüista capaz de crear lenguas élficas como el Quenya y el Sindarin y dotarlas de sus propias normas gramaticales, John Ronald Reuel Tolkien fue un poeta eclipsado por la fuerza de su propia obra narrativa, especialmente por el mítico El Señor de los Anillos, donde asomaba, casi siempre en forma de cántico, esa pasión por la poesía que le llevó en su juventud a realizar su propia versión de Beowulf (texto escrito en inglés antiguo anes del siglo X y que cuenta las aventuras del mítico guerrero escandinavo del siglo VI). Admirado por W. H. Auden (Wystan Hugh Auden, poeta, dramaturgo y crítico literario norteamericano, considerado por muchos el poeta más influyente de la literaura inglesa después de T. S. Eliot), el Tolkien poeta creó una ingente obra poemática entre 1922 y 1962. Algunos de esos versos inspiraron pasajes y personajes de El Hobbit, El Señor de los Anillos y El Silmarillion, como es el caso de Tom Bombadil y Baya de Oro, que a pesar de su fugaz aparición en La comunidad del anillo se han convertido en algunos de los personajes más conocidos y entrañables. Ahora, la editorial Minotauro publica en España Las aventuras de Tom Bombadil (a partir del 15 de este mes), un conjunto bilingüe de 16 poemas de Tolkien inéditos en España, ilustrados por su admirada Pauline Baynes".

El último navío

A las tres de la noche ya estaba muriendo
y Firiel fiera miraba;
un gallo dorado erguido a lo lejos
un canto claro elevaba.
El alba era pálida; los árboles pardos;
las aves, al despertarse
piaban; las hojas venían arrastrando
una brisa fresca y suave.

Vio crecer la luz dese la ventana
e iluminarse la hierba:
el rocío gris, intenso, brillaba
en las hojas y en la tierra.
Sus pies descendieron como blanca nieve;
veloces se deslizaron
sobre el verde prado: bailaban alegres
de rocío salpicados.

Bajó entonces Firiel al río corriendo
con su túnica enjoyada;
se apoyó en un tronco, curvo, sauce viejo,
y observó un temblor en el agua.
Cayó un rayo azul y se zambulló:
un martín pescador, raudo;
el banco de lirios se desparramó,
los juncos se balancearon.

De pronto, una música hasta ella llegó;
en sus hombros centellaba
su cabello libre, derramado al sol,
al calor de la mañana.
Oyó soplar flautas, oyó arpas tañidas;
jóvenes voces de viento
trayendo canciones claras, cristalinas;
y campanas a lo lejos.

Vio acercarse un barco de blanco esplendor,
de proa erguida, elevada,
con oro en los remos y en el espolón;
unos cisnes lo guiaban.
Venían remando las hermosas gentes
de la Tierra de los Elfos;
de plata y de gris; tres resplandecientes
con coronados cabellos.

Alzaban su canto siguiendo las olas,
llevando en sus manos arpas:
"Los campos son verdes, largas son las hojas,
y todas las aves cantan:
con auroras de oro y otra vez
se iluminará esta tierra,
y una y otra flor veremos nacer,
sin que el trigal envejezca".

"¿Hacia dónde vais, hermosos remeros,
embarcados por el río?
¿Acaso al crepúsculo? ¿A un lugar secreto,
en el gran bosque escondido?
¿Poderosos cisnes en su vuelo os llevan
al Norte, a habitar las olas,
a las islas frías de costas de piedra,
donde lloran las gaviotas?"

Responden del barco: "¡No! Marchamos lejos
por el último camino
dejamos atrás estos grises puertos,
desafiando al mar sombrío.
Vamos donde siempre crece el Árbol Blanco,
hacia la última ribera,
Hogar de los Elfos donde está brillando
sobre la espuma de la Estrella"

"¡Abandona ya los mortales campos;
laTierra Media dejemos!
Vuela una llamada desde el campanario
en el Hogar de los Elfos.
Aquí se marchitan las hierbas, el sol,
la luna, y las hojas caen;
nosotros oímos, lejana, esa voz
que nos empuja a este viaje"

Dejaron los remos, viendo a la doncella:
"¡Firiel!, ¡Firiel!", exclamaron.
"¿Oyes la llamada? ¡Niña de la Tierra!
Queda sitio en nuestro barco,
sólo para uno: llevarte podemos.
Tus días rápidos pasan.
Niña de la Tierra, bella como un Elfo,
oye la última llamada."

Firiel los veía desde la ribera,
osando dar sólo un paso;
profundo se hundieron sus pies en la arena,
y se detuvo, mirando.
Se alejó la nave, susurró al pasar
rozando las aguas, lenta;
"¡No puedo partir!", la oyeron llorar,
"¡Yo soy hija de la Tierra!".

Y sobre su túnica, al estar de vuelta,
ninguna joya brillaba
bajo el techo oscuro y bajo lapuerta,
en la sombra de la casa.
Ciñó su jubón de marrón rojizo,
trenzado el largo cabello,
y volvió al trabajo, a paso cansino.
El sol se fue diluyendo.

Todavía fluyen los Siete Ríos
los años, uno tras otro;
y pasan la nube y el sol con su brillo,
y se agitan temblorosos,
el sauce y el junco. Pero nunca más
hacia el oeste pasaron
como antes, los barcos, en agua mortal;
y se acallaron sus cantos.

*******

Tolkien y la metáfora

J. R. R. Tolkien es conocido, sobre todo, por ser el autor de El Señor de los Anillos. Sin embargo, son muy pocos los que saben que en la raíz de esa obra magna y de toda su mitología late una profunda inspiración lingüística. La creación literaria de Tolkien nace de la invención de idiomas profundamente coherentes, verosímiles. Además de las veinte lenguas que dominaba, Tolkien inventó otras cinco como bastidor sobre el que desarrollar su mitología para Inglaterra. La necesidad de dar cohesión histórica a esos lenguajes inventados empujó al autor a desarrollar un universo de culturas y tradiciones orales que se entrecruzan, hablándonos de un mundo tan vasto como el nuestro, precisamente porque es el nuestro transfigurado por la metáfora esencial que es la vida.

Tal y como Tolkien expone en su poema Mitopoeia ("el arte de contar historias"), puesto que creamos a imagen y semejanza de un Creador, el hilo que debe enebrar el quehacer del artista ha de ser análogo al de la esencia del mundo. El núcleo de la teoría y la praxis literarias de Tolkien es un profundo amor por el valor metafórico de las palabras, pues sólo ellas son capaces de captar y nombrar -de cantar- la esencia polisémica de la Creación. Él mismo reconocía la honda raigambre poética de su labor creativa. La riqueza de significado del mundo exige, para Tolkien, el vehículo apropiado para la invención de mundos secundarios: la poesía.

Por esta razón hay poesía en la Comarca, en Bree, en Rivendel; y más allá de Moria, en las llanuras de Rohan y entre los muros elevados de Minas Tirith; en Lothlórien y en Ithilien. Hay poesía y canciones en casa de Tom Bombadil, que habla en verso, que designa la realidad or medio de cantos, sencillos y profundos, a la medida del mundo natural cuyo núcleo aspiran a desentrañar. Porque Bombadil se mueve en la frontera del misterio que es la vida pegada a la tierra, al amor a los árboles. Sólo en Mordor no hay canciones -hasta que llega Sam Gamyi a conmover los muros de Cirith Ungol con su canto de esperanza-, y el país entero permanece silencioso y amenazante.

La poesía, tal y como Tolkien la concebía, es el medio exacto para designar la belleza y el dolor del mundo. Al igual que Chesterton, el autor pensaba que, si fuéramos coherentes, hablaríamos como poetas. Porque la esencia del mundo se ha ido ensanchando, y ahora tan sólo es comunicable de mente en mente por medio de actos creativos, de nuevas maneras de designar la multiplicidad del ser de las cosas, la gloria de este mundo paradójico, desgraciado y redimido. (Eduardo Segura, profesor de Humanidades de la UCAM y traductor y biógrafo de Tolkien)
Revista El Cultural
Diario El Mundo
3 - 9 noviembre 2005


*******

A ver, reconozco que soy casi una néofita en la obra de Tolkien y a partir de la adaptación cinematográfica del El Señor de los Anillos, entono con todo el dolor de mi alma un mea culpa :p porque hace muchos, muchos años, jejeje, vamos, cuando era peque, tuve la oportunidad de leer la obra gracias al hermano adolescente de un amigo mío, y nada, damas y caballeros, que me negué pues Poe me guiñaba el ojo y yo adoraba La caída de la casa Usher y no veía más allá de su obra... ainss. Sin embargo, gracias a Mr. Jackson que ha logrado captar la esencia de Tolkien (aunque existan varios fans que denuncian errores garrafales :P) y a mi señor marido que ha leído todo desde el Silmarillion, el Hobbit y por supuesto El señor de los Anillos y que me ha "ilustrado" básicamente, jejeje, ahora aprecio y mucho a ese magnífico escritor. Me falta descubrir muchísmo, pero no pierdo la esperanza de poder lograrlo.

Tengo muchas cosas en el tintero, y es que trato de aprovechar el poco tiempo libre que me deja mi Happy Demon, jejeje. Hace algunos días que mi marido y yo alquilamos El Reino de los Cielos (Kingdom's Heaven) y menuda decepción que me llevé a pesar de que pintaba bien y de que Ridley Scott es un buen director de cine. En pocas palabras puedo decir que Orlando "Legolas" Bloom aún está un poco verde para ser el protagonista de una hisotria épica y que en sí, el guión, es tal como reza aquello de "mucho ruido y pocas nueces". Por otro lado, aún sigo con la "resaca" de la semana pasada, jejeje. Ya veré si en días próximos hablo un poco de la celebración de Día de Muertos en mi tierra aunque sea a destiempo. Ainsss, ya vi La Novia Cadáver y me encantó, sísísí, hahahaha. Oh Gran Guana Tim Burton, que los dioses te conserven mucho tiempo y que sigas teniendo la oportunidad de darnos gusto a aquellos que disfrutamos de las historias siniestras y tiernas. Para ser sincera, no imaginaba el final y me ha parecido genial, muy pero que muy tierno. Por cierto, el diseño en general, tanto de personajes como de escenografía y fotografía, me recordó mucho al Expresionismo alemán, sobre todo, al Gabinete del Doctor Caligari.

Bien, es todo lo que puedo decir de momento. Intentaré escribir con mayor frecuencia y no "actualizar" cada semana ;-)




***

4 comentarios:

Ana de Lorien dijo...

Me acabas de alegrar el día Mac!! y cuando se lo cuente a David...también! jejejejej
¡Las aventuras de Tom Bombadil! editadas al fin!!!!!
Ainsssssss...mi afición a Tolkien (o más bien, al Señor de los Anillos) se la debo a mi montaraz ;) que es fan acérrimo de toda su obra, y que cada año, sin falta, relee la famosa trilogía.
Nosotros somos de la opinión de que la película estuvo completamente a la altura, y que las licencias que se tomaron fueron necesarias.
Yo tambien he visto ya Corpse Bride!!! que bonita es por dios, y que corta! y que triste! me ha parecido un trabajo excelente, disfruté como una enana :)
Saludos.

Korkuss dijo...

La verdad que tu post me ha arrancado una sonrisa. Que grande es Tolkien

enfantterrible dijo...

La obra de Tolkien es impresionante, cada palabra de cada una de sus lenguas no puede entenderse si no dentro de su obra poética, y a la vez su obra poética no puede entenderse si no es dentro de su cosmología, su famosa mitología para Inglaterra. Es un todo inmenso, digno de ser recordado. Genial el artículo del Cultural.

Un beso.

MacVamp dijo...

Ana de Lorien: Qué gusto que te haya alegrado el día, si te soy sincera, con este post estuve acordándome mucho de ti, jisjisjis. Saluda de mi parte a tu montaraz ;-)

Korkuss: Así es, grande entre los grandes es y será Tolkien. Un beso.

Angelgris: Uys, un fan más, qué bueno es saberlo, jejejeje. Otro besote para ti.