13 noviembre 2006

Clan MacLeod

He is immortal, born in the Highlands of Scotland four hundred years ago. He is not alone. There are others like him, some good, some evil. For centuries he has battled the forces of Darkness, with Holy Ground his only refuge. He cannot die, unless you take his head and with it, his power. In the end there can be only one. He is Duncan MacLeod, the Highlander.

Hace veinte años que nació mi pasión por las katanas debido a una historia que reunía tres temas que siempre me han gustado: espadas, honor e inmortalidad: un don o una maldición que nadie sabe cómo se adquiere o quién la otorga. Highlander. Soy fan de la primera película y acepto de buena gana Endgame que viene siendo la cuarta parte (la segunda y la tercera son infumables). Y soy fan super fan de la serie de televisión a pesar de que la última temporada no la vi completa (fueron seis).
Christopher Lambert no me inspira más que el sentimiento de que parece buena persona, retraído y con esa mirada distraída que inquieta porque no sabes si tiene un dejo de estrabismo, jejeje: Connor MacLeod, el "primer" highlander, entrenado por Juan Ramírez, un Sean Connery españolizado que se convierte muy pronto en un personaje entrañable.

La serie de televisión, que surge en 1992, logró mantener el mito de "los inmortales", magníficos espadachines que sólo pueden morir si se les corta la cabeza y que se enfrentan entre ellos porque al final sólo quedará uno. Adrian Paul, con esa mezcla de sangres inglesa e italiana, se convirtió en el perfecto Higlander: Duncan MacCleod, guerrero, amante, fiel amigo, experto én espadas y artes marciales.

De los escasos personajes femeninos inmortales que aparecieron en la serie, mi favorita ha sido Amanda (Elizabeth Gracen), la simpática e incorregible ladrona que a principios del siglo XX abre un casino en San Francisco y lo llama Queen of the Swords, uno de sus apodos. Siempre me pareció la pareja que más se complementaba con Duncan aunque también esa relación intermitente (surgida en el siglo XVII) que mantenían le daba un toque especial. Posteriormente, Amanda tuvo su propia serie de televisión, The Raven, pero no tuvo éxito alguno y muchos preferimos quedarnos con la imagen de la serie que la vio surgir.

Este año se ha cumplido el vigésimo aniversario de la película Higlander con una verdadera legión de seguidores. No hubo festejos oficiales como tales, pero en youtube.com he encontrado un par de video-homenajes que me encantan debido a su manufactura y a los temas musicales elegidos que no están firmados por el grupo Queen, como los del soundtrack original reunidos en el album "It's a kind of magic" junto con otros temas propios de Freddy Mercury y cía., sino por Rod Stewart y su tema "Forever Young" acompañando imágenes de la primera película y "Once in a lifetime" de Dragonforce que reúne imágenes de las películas y de la serie de televisión mostrándonos los personajes más representativos.


There can be only one.





3 comentarios:

Korkuss dijo...

Soy mega fan!! De hecho dentro de mi pequeña colección de espadas, tengo una réplica original de la espada del Clan Mcleod.

Por cierto, este año salió una serie de comics para celebrar el 20 aniversario de la peli y se está preparando una nueva película protagonizada por Adrian Paul, se llamará Highlander: The Source.

Besos inmortales!

Ariel dijo...

Soy super fan :D yo tambien fui a ver endgame y me gusta Adrian Paul de inmortal mas que Lambert :D ( pero no me extraña coincidir contigo en algo)

Yo tambien me volvi fanatica de las espadas y de paso aproveche para conocer mas de Escocia y esos lugares donde la gente se dividia por clanes :)

Rax dijo...

Hola, Mac! Re-visitando tu blog porque estoy re-sucitando el mío (nuevo sitio, rax2.blogspot.com) y re-disfrutando tus letras :)
Gracias por el regalín de halloween del space, está lindísimo!