04 abril 2008

I have a dream

Martin Luther King

Mi generación no ha tenido, propiamente dicho, un personaje-emblema que luche por causas sociales. Somos una generación cuyos abuelos padecieron los estragos de la Segunda Guerra Mundial y nuestros padres vivieron demasiados cambios en las décadas de los '50 y los '60, demasiado rápidos para asimilarlos todos de una vez. Algunos de mi generación sienten una especie de rara pasión por el Che Guevara y por lo regular son aquellos que comulgan con el pensamiento de política de izquierdas. Otros, los menos tal vez, buscaron identificarse con personajes tan ilustres como Gandhi y en mi tierra les ha dado, desde hace cosa de unos veinte años, poco menos, por rescatar la imagen revolucionaria de Emiliano Zapata y tergirversar los "ideales" que pudo perseguir durante la guerra civil que vivimos en México entre 1910 y 1920.

Yo tuve un momento de "despertar político" a los 15 o 16 años. Empezé a interesarme por todo lo ocurrido en aquel mítico 1968: desde París, Praga y por supuesto mi Ciudad de México. En la escuela tenía un profesor de física que había estado aquella tarde fatídica del 2 de octubre en la Plaza de Tlatelolco siendo testigo del enfrentamiento entre los manifestantes y el ejército mexicano. A veces, con la mirada perdida, nos relataba todo lo que dolorosamente podía recordar de la matanza y el atropello y aquello me hacía estremecer. Inclusive tengo una foto de aquellos mis años juveniles, hahaha, donde estoy a un lado de algo que yo había escrito en el suelo de la escuela : El '68 no se olvida un lema del movimiento estudiantil que se estaba acuñando en aquel entonces cuando se cumplían veinte años de lo ocurrido.

Fue también la época en que busqué afiliarme a Amnistía Internacional y pensé seriamente estudiar derecho para dedicarme a ejercerlo en materia penal. Fue entonces cuando descubrí verdaderamente a Martin Luther King. Había sido asesinado cuatro años antes de que yo naciera, pero su amplia sombra aún arropaba los corazones de aquellos que buscaban la igualdad erradicando las estúpidas diferencias marcadas por la piel, cuando lo que realmente importa es el interior de cada ser humano.

Los años han pasado y en cierta medida mis "ideales políticos" cambiaron aunque no totalmente. Hoy sigo en contra de la intolerancia, la xenofobia y la segregación y sigo admirando a Martin Luther King igual o aún más que aquellos días que me emocionaba escucharlo vía grabaciones en video o en programas especiales de tele. Y hoy, damas y caballeros, se cumplen cuarenta años de que fuera asesinado vilmente un hombre que tuvo un sueño y que murió por él.

Yo tengo un sueño

El reverendo Martin Luther King Jr., ministro bautista y dirigente del Movimiento por los Derecos Civiles en Estados Unidos, fue asesinado hoy hace cuarenta años en Memphis, Tennessee, cuando se encontraba asomado a la galería del Motel Lorraine de la ciudad, a donde se había trasladado para apoyar una huelga local de los empleados de la recogida de basura.

Luther King, premio Nobel de la Paz en 1966, tenía casi 40 años cuando cayó fulminado a causa de los disparos que hizo sobre él, con un rifle de mira telescópica, James Earl Ray, un hombre blanco.

Luchador incansable por las libertades de los negros americanos y de todos los oprimidos, la vida del doctor Luther King estuvo siempre dedicada a la reivindicación de la igualdad entre los hombres blancos y de color, siempre mediante acciones pacíficas. Lo más tenso de su lucha se unió al clima de protestas contra la guerra de Vietnam, que se desarrolló en la segunda mitad de los años '60. El presidente Joh F. Kennedy había sido asesinado en 1963 y su sucesor en la Casa Blanca fue Lindon B. Johnson, del que King obtuvo algunas mejoras legislativas notables. Pocas semanas después de la muerte de King, en junio de 1968, otro extremista mató a tiros a Robert Kennedy, hermano del presidente asesinado.

Predicador infatigable, abogado de todas las causas, negociador incansable con el poder, el reverendo King nació en Atlanta, Georgia y desde muy joven fue un luchador decidido por la defensa de los derechos de la población negra. Fue presidente del Consejo Directivo de la Asociación de Cristianos del Sur donde, en la línea de Gandhi, estableció su renuncia a toda clase de violencia para conseguir estos objetivos, abogando por una resistencia pasiva. Un año después lograba que en los estados sureños se abolieran algunas leyes discriminatorias con la población negra.

El asesino del doctor King fue arrestado en Londres cuatro días después del asesinato. Extraditado a Estados Unidos un mes después, fue juzgado y condenado a 99 años de prisión. La viuda de King, Coretta y otros líderes de los Derechos Civiles americanos, en le año 1999, lograron un veredicto de conspiración para el crimen en el que se establecían implicaciones en el Ayuntamiento y el estado de Tennessee.

El 28 de agosto de 1963 una gran masa de 200, 000 personas que habían marchado sobre Washington para apoyar la igualdad de los derechos civiles, asistieron a uno de sus más famosos sermones-discurso: "Tengo un sueño", que ha pasado a la historia de la lucha por la igualdad y de la cultura universal. El discurso fue pronunciado ante la gran estatua de Abraham Lincoln, el padre de las libertades norteamericanas.

Esta es su parte final y sustantiva, en la que repite varias veces el lema "Yo tengo un sueño":

Yo tengo un sueño que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo, creemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales.

Yo tengo un sueño que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex-esclavos y los hijos de los ex-expropietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad.

Yo tengo un sueño que un día incluso el estado de Mississippi, un estado desieto, sofocado por el calor de la injusticia y la opresión, será tansformado en un oasis de libertad y justicia.

Yo tego un sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter.

¡Yo tengo un sueño hoy!

Yo tengo un sueño que un día, allá en Alabama, con sus racistas despiadados, con un gobernador cuyos labios gotean con las palabras de la interposición y la anulación; un día allí mismo en alabama pequeños niños negros y pequeñas niñas negras serán capaces de unir sus manos con pequeños niños blancos y pequeñas niñas blancas como hermanos y hermanas.

¡Yo tengo un sueño hoy!

Yo tengo un sueño que un día cada valle será exaltado, cada colina y montaña será bajada, los sitios escarpados serán aplanados y los sitios sinuosos serán enderezados, y que la gloria del Señor será revelada y toda la carne la verá al unísono.

Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la que regresaré al sur. Con esta fe seremos capaces de esculpir de la montaña de la desesperanza una piedra de esperanza.

Con la fe seremos capaces de transformar las discordancias de nuestra nación con una hermosa sinfonía de hermandad. Con esta fe seremos capaces de trabajar juntos, de rezar juntos, de luchar juntos, de ir a prisión juntos, de luchar por nuestra libertad juntos, con la certeza de que un día seremos libres.

Este será el día, este serña el día en que todos los niños de Dios serán capaces de cantar con un nuevo significado: "Mi país, dulce tierra de libertad, sobre ti canto. Tierra donde mis padres murieron, tierra de orgullo del peregrino, desde cada ladera, dejen resonar la libertad". Y si Estados Unidos va a convertirse en una gran nación, esto debe convertirse en realidad.

Entonces dejen resonar la libertad desde las prodigiosas cumbres de New Hampshire. Dejen resonar la libertad desde las grandes montañas de Nueva York. Dejen resonar la libertad desde los Alleghenies de Pennsylvania!. Dejen resonar la libertad desde los picos nevados de Colorado. Dejen resonar la libertad desde las montañas de piedra de Georgia. Dejen resonar la libertad desde la montaña Lookout de Tennessee. Dejen resonar la libertad desde cada colina y cada topera de Mississippi, desde cada ladera, dejen resonar la libertad!

Y cuando esto ocurra, cuando dejemos resonar la libertad, cuando la dejemos resonar desde cada pueblo y caserío, desde cada estado y cada ciudad, seremos capaces de apresurar la llegada de ese día cuando todos los hijos de los hombres blancos, judíos y gentiles, protestantes y católicos, serán capaces de unir sus manos y cantar las palabras de un viejo espiritual nego: ¡Por fin somos libres! ¡Por fin somos libres! Gracias Dios todopoderoso, ¡por fin somos libres!.

Nota de Redacción

Diario Las Provincias.

4 de abril de 2008



2 comentarios:

jazzalounge (Komprometido) dijo...

wow! He estado buscándote durante años. Llamadas a tu casa. Mensajes a un coreo que me pasaron. gritos desesperados en casi toda la red...
Y, este día, por un error agradable, te he descubierto en unos comentarios que hiciste en rock101.org hace casi 3 años. Seguí tu "nick": MacVamp.
Y, al fin, te localicé. Aunke debo admitir que me sentí un poco decepcionado de saber que, todavia y para "siempre", seguís en España.
Y enterarme de que ya eres madre desde hace años es ridiculamente agradable.
Bien, un panel de comentarios es muy poco personal. Asi que, espero podamos tener contacto m´s íntimo por messenger, correo-e o mensajes en Hi5.
te mando todos los besos "juntados" de estos más de 10 años.
Te quiere quien recibió de ti: conocimiento musical y un fabulosos cassette, forrado en cartulina negra y "rayado" en tinta gris plata de el soundtrack de The Hunger.
Por cierto, aqui en México, estamos haciendo una agencia productora. Está "en pañales", pero me gustaría que pudiéramos, por fin, trabajar juntos, aunke sea "a distancia".
Esta es la página para el marketing:
http://erre-queerre.blogspot.com/

Kambio y fuera!

P.S. Espero que te acuerdes de mi. De todos modos, ahora que te he encontrado, seguro te voy a seguir "molestando". Mi correo es noiseyouth@gmail.com

Karla Nerea Valencia dijo...


¡Hola!

Muchas gracias por tu comentario sobre un texto más (que no artículo) sobre la problematica de los 'emos'.
Me tomaré la libertad -si me lo permites- de responderte por este medio. Aunque no estoy muy acostumbrada a hacerlo... Pero una línea de tu comentario me llamó la atención, te la copio a continuación:

Es que se trata de una cortina de humo para desviar la atención de problemas nacionales mucho más importantes que rapar flequillos y rasgar Convers o Vans.

En algo difiero muchísimo; corrijo, difiero en todo. Quizá sí, es una cortina de humo para desviar la atención... Pero considero que México, país, no necesita esas cortinas de humo... ¡QUIERE CORTINAS DE HUMO!, ¿Por qué?, es muy sencillo. La sociedad mexicana está tan acostumbrada al conformismo, que saber lo qué va mal o bien, simplemente ya no le importa, porque piensa que ya no hay solución para ello...Porque piensa que por más manifestaciones, plántones, huelgas, etcétera, nada va a cambiar y al contrario, las consecuencias de esa rebeldía, acarrearan más desgracia.

Creo que México no es país de tontos, pero sí de gente que ya prefiere hacerse de la "vista gorda".... Okay. Dices:"problemas nacionales mucho más importantes que rapar flequillos y rasgar Convers o Vans. ... ¿Qué has hecho tú, persona, por el país y para evitar que la gente calle y se piense 'ignorante'?

El problema con los países latinoamericanos, a diferencia de los más desarrollados, es que:"Cuando hay un problema, se sientan, gobierno y población, platican los problemas y los solucionan; aquí no es así, aquí se saben los problemas y esperamos que sea el Gobierno el que los resuleva por todos, y si no lo hace, nosotros no hacemos ya nada...

Saludos.
Servidora y amiga:
Karla Nerea Valencia