11 noviembre 2007

Ha nacido una diva

Lo declaro sin tapujos: sí, es cierto, justo ahora se han escapado las musas acompañadas de sus respectivos musos, las muy zorras, hahaha, y me han dejado aquí, con un artículo a medias que escribo para una revista de México (y que cuando ya lo entregue, hablaré un poco más sobre él). Así que decido actualizar mi blog tocando un tema que hace un par de días me ronda en la cabeza: Amy Winehouse.

Seguro que no estoy descubriendo el hilo negro y que hay montones de sitios y blogs donde ya se ha hablado de esta artista que no necesita identificarse como rock star, en el estricto sentido de tal denominación, para enfilarse rumbo al limbo de los grandes dentro de la música, con autodestrucción incluida pero cantidades infernales de talento. Sin embargo, durante las vacaciones de verano, apenas la descubrí través de una breve semblanza que publicó la revista Woman en su edición de septiembre.

Sin duda, lo primero que llama la atención es su look totalmente vintage: una mezcla de suicide girl y nova pin-up, esas que ahora tanto abundan ya sea buscando a toda costa parecerse a Bettie Page o a cualquiera otra que recuerde los gloriosos años de las chicas de calendario y ya puestas, emular a Dita Von Teese y pretender ser estrella de burlesque y striptease. El estilo de Amy se basa en vestidos escotados, kilos y más kilos de delineador y una melena larga gracias a unas raras extensiones que según cuentan, miden algo así como dos metros. Es amante de los tatuajes, tiene varias pin-ups en los brazos (al más puro estilo viejo marinero, hahaha) y un lema que dice Nunca pliegues mis alas. En el pecho lleva el nombre de su marido, Blake, con el que se casó el pasado mes de mayo.

Al volver a Valencia, la forma más sencilla que tuve para escucharla fue echando un vistazo en youtube.com El video de la canción Rehab fue una grata, muy grata sorpresa. Su voz recuerda otras épocas y de pronto le encontré un parecido a Etta James cantado I just wanna make love to you, un vozarrón negro y la música totalmente soul. Al prestar más atención a la letra, claramente me di cuenta de que no se trata de un hit pegadizo y con frases que riman sin ton ni son: The man said 'why do you think you here'/ I said 'I got no idea/ I'm gonna, I'm gonna lose my baby/ so always keep a bottle near'/ He said 'I just think you depressed/ this me, yeah baby, and the rest'/ The tried to make me go to the rehab but I said 'no, no, no'/ Yes, I've been black but when I come back you'll know know know.

Primera pista que despertó mi curiosidad, así que me di a la tarea de buscar información sobre la Winehouse y encontré lo más cercano al historial de una mujer que nunca pudo escapar del arrabal. Todo lo contrario a Amy, una chica de apenas 24 años nacida en una familia judía de clase media del norte de Londres, que a los diez años formó su primera banda de rap, a los trece le regalaron su primera guitarra y a los 16 ya cantaba profesionalmente en algunas bandas de jazz. Dicen que creció escuchando distintos tipos de música desde Salt n' Pepa (recuerdan aquel hit de los '90 Let's talk about sex?) a Sarah Vaughan.

Su calidad vocal (posee una fuerza digna de cualquier diva del soul y se nota su admiración por los grupos de chicas de los '60 como las Shangri-Las o las Ronettes) hizo que pronto se fijaran en ella los cazatalentos de la compañía Island Records, así que en 2003 lanzó Frank su primera grabación que ya ha vendido un cuarto de millón de copias , fue nominado a los Premios Mercury Music y ganó el Ivor Novello Award al año siguiente por el single Stronger than me. Todo iba de maravilla, hasta que el amor se cruzó en su vida y perdió la cabeza en todos los sentidos: se enamoró de la persona equivocada. Su romance acabó fatal porque el fulano tenía otra u otras. Y ya fuera por este desengaño amoroso o por su personalidad inestable (algunos dicen que toma anti-depresivos desde los 16 años y otros que es maniaco-depresiva y que se niega a medicarse), lo cierto es que Amy empezó a cambiar sus pautas de actuación.

Son muy reveladoras las fotografías que muestran la transformación experimentada por su cuerpo que ha pasado de ser una mujer con curvas pronunciadas y bonitas piernas en 2004 al cuasi esquelético aspecto actual. Ella justifica el impactante cambio (casi seis tallas) a su afición al gimnasio (¿?) pero también reconoce que tiene desórdenes alimenticios: "Un poquito de anorexia, un poquito de bulimia. No estoy totalmente bien, pero ninguna mujer lo está".

Amy se reconoce autodestructiva, hasta en eso es honesta. Para bien o para mal, su vida personal luce mucho más en los tabloides británicos que su talento artístico. Pronto la han bautizado como la versión femenina de Pete Doherty, más conocido por ser el noviete hoolligan de Kate Moss que por ser el cantante de los Babyshambles. La Winehouse tiene un turbulento historial provocado por su alcoholismo y su afición a diversas drogas (cocaína, marihuana, éxtasis), por las peleas con su marido donde al parecer los dos se dan puñetazos con singular alegría aunque también confiesa ella que su media naranja recibe la mayor parte de todos los golpes, por las habitaciones de hotel destrozadas y su alteraciones de conducta. En una ocasión declaró que es muy insegura y que por otro lado: "No estoy en esto para ser un modelo a seguir. Escribo canciones porque estoy hecha mierda de la cabeza y necesito sacar algo bueno de lo malo".

Y es que escuchando la mayoría de las canciones que componen Back in black, su segundo album, que lanzó a finales del año pasado, resulta sencillo reconocer que tiene un don para escribir sobre demonios personales con una honestidad cruda, brutal y, a veces, divertida (no en balde este año recibió un Brit Award en la categoría de Mejor Artista Británica). Es melancólica pero también se dá el lujo de mostrar un lado sexy en medio de tanta tristeza. Quizá su fragilidad que se nota a todas luces tras la fachada de chica rompe y rasga es lo que resulta tan atrayente y poco repulsivo, a pesar de las campañas de boicot que fomentan sus suegros a través de la prensa amarillista británica, donde la culpan de ser una mala influencia para su hijo. Lo cierto es que son tan para cual, Blake no es una mansa ovejita (no hace mucho amenazó con cortarle la garganta a un tipo que miraba a Amy) y ama por encima de todo a la Winehouse.
Hace unos cuantos días Amy declaró en una publicación alemana que su fue marido quien la salvó de una sobredosis de cocaína y éxtasis que sufrió el pasado mes de agosto, la que sus representantes mal intentaron disfrazar de una especie de agotamiento crónico con el fin de suspender su gira americana. Nadie les creyó: los rumores sobre sus excesos no son nuevos. Amy también dijo que estaba decidida a poner remedio a sus adicciones, decidió recluirse en una clínica de desintoxicación junto con su marido. Sólo aguantaron cinco días. En octubre, la policía de Noruega los detuvo por posesión de drogas (marihuana) al recibir las quejas de los clientes del hotel donde se hospedaban invadidos por una espesa niebla que salía de la habitación de Winehouse y su marido.
Amy Winehouse es un espíritu atormentado que dice que la música es su vida y su mejor vía de escape, sin embargo, como todo artista maldito, la leyenda se forjará cuando pase a formar parte de ese paraíso que habitan los que fueron apabullados por tantos litros y tantas dosis de libertad. Ojalá esto no ocurra muy pronto.
P: ¿A qué sabe el amor?
A. W.: A enfermedad que te consume para la eternidad.
Aquí les dejo el video de Rehab, tema que nació porque su anterior manager quería obligarla a ir a rehabilitación para dejar el alcohol. Ella lo despidió.





Y en directo, Amy Winehouse gana mucho más. Esta es una de sus más recientes presentaciones: en los MTV Europe Music Awards

7 comentarios:

LeBoheme dijo...

Conocía la canción del primer video que has puesto.
A mí la verdad es que no me acaba de convencer su música.
Desde luego tan joven y "tanto" vivido. Parecía que iban a llegar al fin, pero podemos encontrar "mártires" del "rock" (ya me entiendes) en todas las décadas.

Un besote

Korkuss dijo...

Pues interesante está jeje. Besos amiga.

MacVamp dijo...

Jejeje, pequeña Skeletona ;-) A mí es que Amy me parece muy auténtica, fuera de las "estrellitas" prefabricadas por esos programas que buscan talentos. Es muy joven sí, sólo esperemos que no cumpla aquello de: "Muere joven y deja un cadáver bonito".

Korkuss: Te la recomiendo muchísimo, ojalá puedas echarle una buena oída. Aunque no sé si pueda concordar con tus gustos musicales ;-)

LeBoheme dijo...

Uooo uoooo nuevo background!!
Me gusta mucho más este, quizá por mi pasión por la escala de grises ;))

Ahora toca una nueva entrada eh? que te haces de rogar :___

:***********

MacVamp dijo...

Jejeje, gracias pequeña Skeletona, pero una vez más lo he cambiado :p

No sé, estoy indecisa, quiero algo más cercano a l cuestión monocromática, pero sin perjudicar el diseño en general, y noté que el anterior background, jodía un poco las entgradas con el marco blanco tan adornado :P

A ver si en estos días encuentro algo que verdaderamente me guste, o volveré al background anterior rojo.

Besos.

| Alison | dijo...

Yo es q no se mucho de esta chica... ni se q tipo de musica hace ni nada, solo se q la he visto en un poster en las paradas de bus... osea, q nada vamos ^^

Hoppita dijo...

Hola!

Te felicito por esta entrada dedicada a Amy Winehouse. Has resumido toda su vida (cortita pero tristemente intensa) tal cual es.

Quien no haya tenido oportunidad de escucharla, recomiendo que busquen algo de ella y se pongan un tema para disfrutarlo. Vale la pena.

saludos!