01 agosto 2012

Ay, que tiempos

Estoy cumpliendo medio año con cuatro décadas encima :) Y cada vez noto más grande la distancia entre la fauna gothic actual y lo que yo hice, viví, sufrí y gocé hace más de diecisiete años :P

Sumergida en la nostalgia, encontré un par de imágenes que son la viva muestra de que hace algún tiempo, quizá no demasiado, bastaba con ser creativa para lograr distinguirse de los congéneres que babeaban con el house, con el pop más basura, con las marcas sobresaliendo en cada milímetro de sus ropas y calzado, con las discotecas de moda, con los artistas del momento, etc., etc. Ni de coña era necesario colgarse un cartelito para auto-señalizarse como Gothic. Tampoco era necesario lucir las botas más góticas y de marca reconocida en el mundillo gothic, ni mucho menos enfundarse en ropajes que no te sentaban bien ni de vinyl, ni de rejilla, ni gasas, ni transparencias, ni intentos de look fetish. Tan sólo necesitabas el color negro. Punto y pelota.


Yo tuve un sombrero muy parecido... Era 1994 y cometí el error de prestarlo, juas, nunca más regresó a mí :P



Cualquier comentario sobra... Esto es discreto pero rotundo. Sin vinyl, sin poses de fetichista transnochada, sin zapatones a lo Frankestein, sin colores fosforitos, sin zombies de medio pelo...





***

1 comentario:

Miztontli Tlahuelpuchi dijo...

Fíjate que opino exactamente lo mismo;las ropas negras son una de nuestras características,aunque tampoco creo que sean estrictamente necesarias.Aun hay personas que creen que entre más chnches te cuelgues (hasta el molcajete) eres más oscuro,más autentico,pero están en un error,ya que lo que nos hace es nuestra escencia como personas,no lo que llevemos puesto,ese solo es un reflejo de nuestros gustos personales.Y por cierto,me agrada mucho tu blog ;) Saludos!!!