23 septiembre 2006

Sólo dos cosas


México, ¿creo en ti? Esta imagen representa a la Patria Mexicana. Yo la recuerdo en la portada de algún libro de texto de primaria, aunque, no sé si de mi generación o si de alguna anterior. Y no sé realmente qué puede representar gráficamente a la Patria, así, con mayúscula. Estando lejos de ella, es posible mirarla con diversas clases de "ojos". Y sin caer en la postura "patriotera", esa que sólo surge cuando gana algún partido la Selección de Futbol y todos se van a festejar a los pies del Angel de la Independencia (que yo lo viví en aquel ya lejano Mundial del '86) o cada 15 de septiembre para celebrar el Grito de Independencia, duele ver cómo se hunde México, mi tierra, en una rebatinga politiquera. Hasta el momento, me he mantenido al margen de opinar pues procuro ser apolítica total. Tal vez algunos se preguntan la razón de mi postura, tal vez otros cuestionen por qué no he expresado mi opinión pues seguro debo tener una. No hay una respuesta única que pueda contestar. Simple y sencillamente, desde adolescente, cuando me entró la "euforia" cambiemos-el-mundo y me inscribí en Amnistía Internacional y en cierta medida me adentré en el mundo de los que intentaban mantener vivo un espíritu algo raro del Movimiento Estudiantil del '68 - No se Olvida, era el lema-, justo cuando se cumplían los primeros 20 años (que en México se vivió intensamente derivando muertos y desaparecidos que al llegar al Campo Militar Nº 1 nunca más se volvía a saber algo de ellos), me di cuenta de que sólo un puñado de "personajes" son capaces de mover a miles de pseudo-conciencias para obtener beneficios propios. En mi escuela estaba muy integrado el CEU (Consejo Estudiantil Universitario de la UNAM, aquel que forjó la huelga del '86) y de ahí mismo partían los autobuses con "manifestantes universitarios", que en realidad eran estudiantes de bachillerato sintiéndose subversivos y "luchando" contra el sistema.

No sé si maduré y dejé donde debía dejar la adolescencia, lo cierto es que conforme pasaron los años y me tocó vivir tantas cuestiones políticas de mi país, más me desentendí y menos ganas tuve de votar. Nunca he comulgado con los "ismos" ni con los extremos y es ahora cuando más noto lo perjudicial que puede ser agarrarse de un clavo ardiendo, como decía mi abuelo, sólo por tener la esperanza de que "todo podrá ir mejor si..." Estoy harta de leer los periódicos de México y ver cómo los nuevos acarreados (a muchos les pagaban 500 pesos por pasar la noche dentro de las casas de campaña que los seguidores de la izquierda mexicana instalaron en pleno Centro, apoderándose de él) pregonan que debe haber un cambio y sólo se dedican a destrozar más el país y a demostrar al mundo entero que México sigue hundido en el tercermundismo más miserable. Sí, miles de acarreados han llenado la plaza del Zócalo y sí, las imágenes han dado la vuelta al mundo, pero de nada sirve si en el fondo todos lo que pretenden dirigir México están sedientos de poder y cuando lo tienen en sus manos, no saben qué hacer con él y terminan haciendo lo mismo que sus antecesores: robando, saqueando a México y a sus habitantes, agachando la cabeza antes los narcos que son los que verdaderamente llevan las riendas del país.

Como esto de la red es un verdadero pañuelo, por medio de mi página personal en myspace.com he reencontrado a varios amigos y conocidos. Justamente, hace un par de días, a uno de ellos le di a conocer lo qué pensaba con respecto a la situación que atraviesa México en un año donde todo parece que se irá directo a la mierda. Triste pero cierto:

Referente a las cuestiones políticas, qué quieres que te diga?, soy apolítica en mayor medida y no suelo comulgar ni con la derecha ni mucho menos con la izquierda. Sé que no se puede estar en un punto intermedio, menos con la situación prevalente en mi México, pero visto todo desde la distancia puedo decirte que ninguno de los candidatos, presidentes electos o no, me parece el más indicado. Esto parece lo ocurrido en el 2000, aunque claro, en mayores dimensiones: la gente votó por el PAN pensando que las malas artes del PRI desaparecerían y pronto nos dimos cuenta de que se trataba de un gobierno poco eficaz e inexperto, y que además, era la misma gata nomás que revolcada, como se dice coloquialmente.

Ahora, la gente votó por la contraria a los dos partidos de "derecha", y seguramente también imaginan que todo será distinto, que se acabará la corrupción, que todo será como en un cuento de hadas donde se despierta de la "pesadilla" y todo es tal cual lo soñamos. Pero, nanay, para mí AMLO es la misma versión de todos los demás que se han postulado para el Gobierno de México, sean del partido que sean. No confío en él y temo mucho que a pesar de su "experiencia" como gobernador del DF, también cojeará de una inexperiencia para dirigir un país con más de 100 millones y con grandes problemas derivados de que el poder ya no está más en manos de los gobiernos sino del narcotráfico, el mal principal que se debería erradicar y al mismo tiempo, estoy segura, desaparecería la corrupción. Pero, ya se lo he dicho líneas arriba: intento ser apolítica y soy muy pero que muy desconfiada. Nunca me han agradadado los chanchullos populistas que son el sello de la izquierda, ni que el medio "intelectualoide" se afianze de la supuesta izquierda para demostrar que los seres pensantes son los que cuestionan al "Sistema" y van contracorriente. Tampoco comulgo con la "derecha" y sus golpes de pecho, su insistencia en que todos seamos una masa uniforme y homogénea y que creamos en los mismo desde la religión hasta la forma de mal-gobernar. Por desgracia, miro con ojos incrédulos y con cierta pesadumbre, toda la rebatinga política en la que está sumergido mi México.

En fin, ya veremos qué pasa, la "solución" está en manos de los que intentan llevar las riendas del país, que dejen de ser corruptos y valoren más la honestidad y el trabajo honrado. Poco se puede hacer desde el pueblo, por mucho que se diga y pregone que poco a poco se puede hacer algo: los cambios se lograrán cuando los que se pretenden ser parte de la política mexicana, sean conscientes de que hay que trabajar con las manos limpias.

Un abrazo,
Mac

Aún así, hay ocasiones en que logro disfrutar de textos llenos de inspiración y orgullo, igual que de esperanza, como el que escribió mi amigo Korkuss justo una semana atrás.



Los primeros 100. Hace casi diez años, cuando mis cuestiones laborales de ese momento me obligaron a trabajar con la tecnología, así como hacer uso de un cuasi primitivo pero efectivo sistema informático que se había desarrollado para el área de Noticieros de Televisa (con aquellos mini-monitores con pantallas negras y letras verdes), jamás imaginé que terminaría comunicándome con conocidos y extraños por medio de Internet (y que revolucionaría mi vida totalmente y casi todos los sentidos). Esta es la entrada número 100 y apenas en julio este blog cumplió su primer año. A pesar de que no he sido demasiado constante, me parece que llevo un buen récord y que a grandes rasgos, esta ventana que logra comunicarme con gente en diversas partes del mundo, bien vale la pena conservarla y mucho me ha servido para expresar todo tipo de cosas referentes a mí y a lo que ocurre a mi alrededor. Quizá no es tan personal como algunas otras bitácoras, no creo que mi "exhibicionismo informático" llegue a esos extremos de contar con pelos y señales qué hago o dejo de hacer. A fin de cuentas, soy una persona cuyo mayor trabajo es ser madre, cosa que no resultará muy emocionante para un gran porcentaje de aquellos que me leen. Además, ahora que está tan mal visto que una mujer se dedique a su familia y no se deje la piel en el trabajo, ni se convierta en la superwoman, pues menos atractiva resultará mi forma de vivir, hahahaha.

En fin, que las primeras 100 entradas aquí están :) echen un vistazo a los archivos, no sean tímidos y hagan comentarios. Mientras tanto, comentaré brevemente que estoy empezando a leer "La Sombra de Poe" de Matthew Pearl (autor de "El Club Dante"), una novela de la que ya había hablado en aquella entrada donde mencionaba que casi por única ocasión, el Circulo de Lectores lanzaba varios libros que pintaban muy bien. Advierto que yo no conocía a Pearl, que he leído mucho sobre el éxito de su primera novela, pero hasta ahí y sin embargo, me parece que me engancharé a su investigación novelada sobre la muerte de Edgar A. Poe. Tiene un toque que recuerda a la tradicional novela gótica, además, está bien escrita y por supuesto, cuida mucho los detalles sin llegar a ser cansina o sin que haga avanzar la acción. Vamos, que promete y mucho :)

Y en el área de cine, hemos visto "Alatriste" y sinceramente, me parece que mucho quisieron apretar y poco abarcaron. No es congruente que en más de dos horas y media quieran condensar las cinco novelas, hay cosas que se quedan casi sin desarrollar, personajes que no sabes a ciencia cierta cuál es su función y menos si se trata de público que no ha leído ni conoce al Capitán Alatriste literario. Llega un punto en que te resulta pesada y que ciertas actuaciones dejan mucho qué desear. Por no hablar que se agradece el esfuerzo de Viggo Mortensen por usar un castellano limpio del acento argentino al que está acostumbrado, pero, vamos, es necesario que tengas claro que se trata de un extranjero y que como tal, a veces casi ni entenderás lo que dice, por muy buena que sea su actuación y por lo dibujado que le quedó ese Capitán Alatriste. Y bueno, las batallas son malas pero malas, no es que queramos los grandes despliegues de otras super-producciones épicas, pero tanto que se dijo y se pregonó que era la película más cara del cine español y yo veo que brillan por su ausencia efectos especiales mínimos. Y bueno, "Alatriste" es más ruido que nueces, definitivamente hubiese rendido mejor en todos los sentidos, que la dividiesen en dos partes y tal vez así, podría disfrutarse mucho mejor. Esto es el resultado de un director poco versado aunque no se trate de ningún jovencito.


3 comentarios:

Ariel dijo...

Que puedo decir vivo dia a dia la politica de este pais, y ni para donde moverse, solo se que no me voy a ir, que lo unico que me queda es seguir trabajando dia con dia de la mejor forma para hacer mi pequeño espacio de Mexico el mejor posible.


Quiza ser madre no sea apreciado en estos dias, sin embargo ellas las que haran de las nuevas generaciones algo bueno o malo, y las que les dan los valores, que estaran ahi cuando nosotros ya no estemos, ademas con una mama con tanto por enseñar, que trajo al mundo a un niño que sabra apreciar no solo ma buena musica sino que sera incluyente y vera el mundo de modo mas abierto jejej se necesitan mas asi en lugar de menos :) suficiente trabajo es educarlo como debe se, por un mundo mas equitativo quiza.

Saludos

Korkuss dijo...

Tiempos difíciles amiga... pero lo imoprtante es mantenerse preparado para reaccionar y tomar las cosas lo más positivamente posible.

Igual no hay que aferrarse y saber reconocer cuando es buena hora para buscar otros horizontes.

Saludotes!

MacVamp dijo...

Mirar otros horizontes no implica traicionar nada ni a nadie, querido Korkuss. Con tristeza se ve a la distancia que nuestro México tardará mucho en sobreponerse y lograr salir adelante.

Ariel, gracias por tu comentario, esperamos que nuestro Happy Demon crezca con valores en todos los sentidos y que sea una buena persona :)