11 junio 2006

Marcianadas, Nostalgia y Sweet Child O' Mine

Amables lectores, dicen que a la tercera va la vencida y espero que en esta ocasión así ocurra. Estoy desde la noche del sábado tratando de escribir esta entrada y no sé, parece que ha habido un error en el servidor o que en las reglas básicas de Blogger hay un inciso donde te prohíbe encabezar con vídeos. Lo cierto es, que hace exactamente 24 horas que publiqué la entrada que había planeado y escrito, inclusive dí aviso a los directorios de blog donde estoy suscrita, comprobé yo misma que el vídeo que había incluído funcionaba muy bien, pero, al cabo de unas cuatro horas ¡caput!: desapareció todo menos el título O_O Creyendo que se trataría de una cuestión de mantenimiento por parte de Blogger, de los servidores o qué sé yo, esperé hasta la noche, pero nada. Así que sin más, borré el título con el peor de los malestares porque no suelo hacer copias de las entradas que voy publicando y me parece que eso es un tremendo error. Mi marido me recomendó volver a escribirla, sin embargo, yo me negué a hacerlo anoche porque estaba de malas debido al error sabrá Judas de quién. Pero hoy es otro día y procuraré rescatarlo acercándome lo más posible a su forma original, here we go:

No es pereza, puedo asegurarlo, pero no se imaginan la maravilla que puede ser el website
youtube.com y algo así como una máquina del tiempo (esto viene a cuento porque nuevamente incluiré un vídeo). Cada vez estoy más convencida de que hay tantas canciones, melodías y temas que dan forma al soundtrack de mi vida, y que son el vehículo en el cual siempre me monto cuando la nostalgia me hace presa, como en estos últimos días. Echar un vistazo a varios, muchos, videos, hace que reviva montones de cosas. El rock es parte sustancial de mi existencia y lo escucho desde que era muy pequeñita: primero, gracias a mi madre que escuchaba buena parte del día Radio Universal cuando aún estaba en el 107 del cuadrante de FM, ahí conocí a los Credence Clearwater Revival, Led Zepellin, The Doors, Janis Joplin o sus Satánicas Majestades y que Lucifer les conceda mucho tiempo más sobre el escenario, hahahaha: los Rolling Stones. Después, el canal 5 de Televisa emitía un programa (las mañanas de los sábados y domingos) titulado 20/20 conformado por trozos de actuaciones en vivo de Ozzy Osbourne, Alice Cooper, KISS, entre otros (este fue el primer material que manejó MTV en sus incios en 1981). Poco más tarde, los hermanos adolescentes de mis amigos en tercero de primaria, se convirtieron en mis "proveedores musicales". Menos mal que tenían buen gusto, hahahaha, y así fue como llegué a escuchar no sé cuántas veces a Rod Stewart y su "Oh, Baby Janeee", a Scorpions y "No one like youuuuu" o "Rock you like a hurricaneeee", a Iron Maiden o Aerosmith. Recuerdo cómo devoraba aquellos discos de vinil que ahora parecen cosa de la prehistoria, ya no comparados con los cd's sino con los mp3 y demás artilugios, jejeje. Soy fan devota del Gothic Rock, hay muchas cosas del crossover entre Metal y Gótico que me gustan e inclusive hay otras tantas que han surgido de la mezcla entre Industrial y Metal que de igual modo disfruto, pero siempre declararé que una guitarra tocada con maestría, una batería poderosa, un bajo acompasado y una voz entregada, pueden sacudir hasta la última fibra de mi ser.

Sweet Child O' Mine es casi un himno o está en camino de serlo. Dicen los expertos que es una de las mejores interpretaciones en la historia del rock gracias en su mayor parte a la guitarra y es que, admitámoslo, Slash es mucho Slash, hahahaha. Supo captar la pasión y la energía que puede tener la nostalgia, porque no es necesario que cojamos un pañuelito y derramemos lágrimas para darnos un paseo por los recuerdos. Para que nos internemos en la memoria e incluso podamos disfrutar. La nostalgia que me invade en estos días es de esa clase. Tengo nostalgia porque mi pequeño Happy Demon muy pronto deja de ser bebé para convertirse en personita, porque a pesar de que atesoro en la memoria todos y cada uno de los momentos que vivo con él, pareciera que los vivo demasiado aprisa. Nostalgia que se ve acompañada por una enorme sonrisa cuando observo la máquina perfecta de su cuerpo y recuerdo aquella visión en el monitor cuando me hicieron la ecografía de las veintiún semanas y la doctora revisó a plenitud sus órganos y contó hasta la última vértebra de su columna. Yo no era capaz de hacer otra cosa que sonreír y maravillarme al compás del tema de la película "Los Diez Mandamientos" porque la doctora tenía música de fondo en su consultorio, quizá para amansar a las fieras, hahahaha. Y la sorpresa no fue tanta cuando nuestro Happy Demon nos mostró en plenitud que era chico, hahahaha, yo lo sabía desde el primer momento en que un Predictor me confirmó que estaba embarazada. Nostalgia al recordar aquel rostro de mi marido que se iluminó en cuestión de segundos, la satisfacción y el orgullo en su máximo esplendor.

Observo a mi Happy Demon y por trillado que suene, noto que el tiempo pasa demasiado aprisa. Procuro emplearme a fondo para brindarle lo mejor en todos los sentidos, para que herede nuestras pasiones y procure refinar los defectos, jejeje. Mi marido y yo esperamos que sea capaz de vibrar con el rock, que lo perciba corriendo en sus venas. Que se sienta orgulloso de haber asistido a los cinco meses a su primer concierto de rock para ver a Alice Cooper, grande entre los grandes, que a los nueve fue inmortalizado en vídeo bailando al ritmo de ACDC y que sus padres le otorgaron simbólicamente dos canciones: "Wild Hearted Son" de The Cult y "Sweet Child O' Mine" de Guns N' Roses.




7 comentarios:

Korkuss dijo...

Que rolonononononononononón!!!!

Mendi Destruction dijo...

Es uno de los temas que mas em hace vibrar!!!!! me encanta todo en el...la guitarra, por supuesto, pero la voz también.

Disfruto mucho cuando la escucho y me lleva a bonitos recuerdos, muy variopintos...pero eso es lo bonito!!!!!

Gracias por hacerme recordar a mi tambien

El Fuego Camina Conmigo dijo...

Creo, con toda franqueza, que es una gran canción hasta el 80%, porque entonces entra ese sonsonete de güeredidyugó que le pone en la madre.

PóluX dijo...

En los 80's se mezcló lo mas sublime (los Guns) con lo mas ñoño (Scorpions)... lo chido es acordarse, no?, jejejeje.

Ariel dijo...

Jejeje sinceramente no soy fan de Guns me gustan alguans canciones Sweet Child es una de ellas pero tampoco es para mi la mejor cancion del mundo sobretodo porque como te dijeron arriba todo iria bien sin el final.

Sobre el happy demon mas le vale jeje que aprecie que tuvo dos padres que si sabien de musica y otras coss y lo haran tener las mejores influencias musicales que uno bebe puede tener, y claro que con el tiempo sus amiguitos lo envidiaran por ello.

Saludos

MacVamp dijo...

Korkuss: Jejeje, así es ;-)

Mendi: De nada, mujer, de nada, me dá gusto que a ti también te haga recordar varias cosas.

Oruga: No sé, no sé, a mí no me parece que los coros hechos por el mismo Axl Rose le dé en la madre. Pueden sonar repetitivos en un momento dado, pero no me sobran. En la versión que hizo Sheryl Crow se conservan en cierta medida, pero claro, en una voz femenina y con ese estilo un poquitín country, no suenan ni remotamente parecidos.

Pollux: No sé qué tan fresca tengas la memoria, pero por degracia, los Scorpions a finales de los '80 fueron y serán recordados por esa tontería llamada "Winds of change" que cuasi se convirtió en himno de la Perestroika y en ciarta medida de la caída del Muro de Berlín. Sin embargo, esta banda alemana son grandes entre los grandes en el mundo del rock y no sólo de las power metal balads. Escucha con atención el disco de "Blackout" por ejemplo y creo que encontrarás razón a lo que te digo. Es una banda que viene desde mediados de los '70 y te garantizo que lo suyo no son sólo las baladas.

Ariel: Jejeje, vale ;-), Axl Rose y cía tienen esa "virtud" de ser lo mismo admirados que rechazados y en la misma medida. Y en cuanto al Happy Demon, tengo presente que los hijos solemos reconocer ( a veces un poco tarde) las enseñanzas de nuestros padres cuando ya somos mayores. Lo cierto es que a él le podría pasar lo que a mí: que en casa escuchará de todo tipo de música y eso le "educará" el oído o eso espero, hahaha, para que no sea uno más de esos que sólo van a discotecas de punchis,punchis ;-)

Eduardo dijo...

Sin duda alguna, SWEET CHILD O MINE no es solo una cancion, es un himno! Algunas veces los seres humanos han logrado maravillas extraordinarias, esta es una de esas!
Bravo GUNS N ROSES!!!
Ah! mi web es:
www.eduardo-acosta.blogspot.com
Gracias por tener un lugar para valorar con justicia a tan imponente banda!!