12 enero 2007

Adiós Lily, adiós


Tarde o temprano todos partiremos de este mundo, pero a veces, gracias a la magia de la imagen por siempre capturada en fotografías o en videotape, creemos que habrá personajes casi eternos. El caso es que me ha entristecido saber que el lunes murió Yvonne De Carlo, más conocida como nuestra adorada Lily Munster. Tenía 84 años y vivía en la residencia de jubilados de la Fundación Motion Picture and Television en en el norte de Los Ángeles. Dicen que murió de causas naturales.

Su amigo, el productor Kevin Burns, fue el encargado hacer pública su muerte y declaró con amargura que a pesar de ser recordada definitivamente como Lily Munster, la madre vampira para millones de bebés de la posguerra, y que en ese sentido se convirtió en un icono, sería una lástima que ese fuese el único modo en que la recuerden. Cierto es que Yvonne De Carlo hizo muchas cosas fuera de la serie de tv The Munsters, pero para generaciones enteras, ha sido el modelo de madre fuera de lo común con el que muchos simpatizábamos. Mr. Burns (y no sé si tenga algo qué ver con el de los Simpsons, hahaha) debería pensar mejor lo que ha declarado.

Nacida el 1 de septiembre de 1922 en Vancouver, Canadá con el nombre de Margaret Yvonne Middleton, creció con su madre en situación de pobreza después de que su padre las abandonara. La niña tomó clases de danza y abandonó la escuela secundaria para trabajar en clubes nocturnos y teatros locales, y siguió bailando cuando ella y su madre se mudaron a Los Ángeles. Paramount Pictures la contrató en 1942 y adoptó el apellido de soltera de su madre.

Peggy para los amigos, comenzó su carrera en los años '40 con películas de bajo presupuesto. Su presencia se hizo popular en películas menores de aventuras y de vaqueros, donde brillaba más por su figura que por su talento. En 1945 emergió como una estrella con 'Salome — Where She Danced', sobre una bailarina de Vienna que se convierte en espía en el lejano oeste. Los estudios Universal Pictures explotaron su exótica belleza en producciones como 'Song of Scheherazade', 'Slave Girl', 'Casbah' y 'Desert Hawk', entre otras. También la contrató para westerns como 'Frontier Gal', 'Black Bart', 'River Lady', 'Calamity Jane and Sam Bass' y 'The Gal Who Took the West'. Entre sus últimas películas más destacadas se encuentran 'McClintock' 1963(con John Wayne), 'A Global Affair' 1964 (Bob Hope), 'Hostile Guns' 1967 (George Montgomery), 'The Power' 1968 (George Hamilton), 'American Gothic' 1988 (Rod Steiger) y 'Oscar' 1991 (Sylvester Stallone), además de tener participaciones especiales en series de tv como "Murder, she wrote" y "Tales from the crypt".

En la década de los '50 disfrutó de su edad dorada, en especial con el papel de Sephora, la esposa de Moisés, en el filme épico bíblico 'Los diez mandamientos' que filmó junto a Charlton Heston. También por esa época, De Carlo comenzó a coquetear con un medio que estaba buscando prestigio: la televisión, donde participó en importantes series de televisión como 'Bonanza' (1959) y 'The Virginian' (1962). Sin embargo sería una comedia televisiva, parodia de las películas de terror de los estudios Universal, la que la encumbraría al estrellato. "The Munsters" arrasó en la pequeña pantalla entre 1964 y 1966 y convirtió a De Carlo en una vampira muy maternal y simpática que presidía el hogar y era la piedra angular de su gentil y a veces torpe esposo Herman, interpretado por el actor de 1.97 cm, Fred Gwynne. La vida de esta serie de televisión se expandió rápidamente no sólo con nuevas emisiones de los mismos episodios en casi todo el mundo sino con dos largometrajes, 'Munster Go Home!' (1966) y 'The Munsters' Revenge' (1981). Al final de la serie, De Carlo comentó: "Me dio seguridad. Me dio un público nuevo, joven, que no tendría de otro modo. Me puso ‘de moda’ de nuevo".

Madre de dos hijos, Bruce y Michael, esta belleza que en 1938 fue declarada Miss Venice Beach siempre reconoció que la serie le dio seguridad económica. De Carlo aceptó el papel para poder pagar las facturas médicas dejadas por su ex marido, Bob Morgan, un doble de primera categoría, que resultó gravemente herido durante el rodaje de 'La conquista del Oeste'. Nuestra Lily dejó intentó dejar su carrera para cuidar de él, pero finalmente terminaron divorciándose. Su hijo Michael murió en 1997 y De Carlo sufrió un ataque de apoplejía al año siguiente.

En su biografía 'Yvonne: An Autobiography', la actriz reconoció que había tenido una larga lista de amantes entre ellos Howard Hughes, Burt Lancaster, Robert Stack, Robert Taylor, Billy Wilder o Aly Khan. La actriz también disfrutó del triunfo en Broadway como figura central de 'Follies', de Stephen Sondheim, donde interpretó el tema 'I'm Still Here'.

Fred Gwynne, Herman Munster, murió en 1993 a causa de un cáncer de páncreas y Al Lewis, el querido Abuelo apenas nos dejó el año pasado. Ojalá ambos le den un beso de nuestra parte a la adorada Lily :)


Fuentes: Diario La Opinión, Los Angeles y La Razón, España

8 comentarios:

Korkuss dijo...

Una gran pérdida.

Afortunadamente nos quedamos con su imagen y su legado.

| Alison | dijo...

Si q es una gran perdida :(

Todo artista o persona q deja buenos recuerdos en la gente es siempre una pena q se vaya.
Lo q no sabia es q participo en "Murder, she wrote"... vamos seguro q la he visto y ni me he dado cuenta, xq esa serie me la he tragado toda.

En cualquier caso, sigue ahi y seguro q seguira estando xa los q la conocieron por sus peliculas y su carrera.

Bonita entrada Mac, besos!! :**

Ariel dijo...

Es una pena que haya muerto, pero bueno como bien dice el post a todos nos llega la hora. Es cierto todos la recordaremos como Lily pero pues crecimos con ella asi, yo no la recuerdo en las peliculas mentiria si dijera que si, quiza como al post deberia de verlas jejeje.


Saludos y feliz año

Ana de Lorien dijo...

Ains, que lástima me dio la noticia...jeje, quise hacer homenaje tanto a Bowie por su cumple como a Lily-Ivonne, por su partida, perooo...ultimamente voy peor de tiempo que nunca, menos mal que mi niña está en todo, y sabía que no faltarían ambas entradas en este su blog.

Un abrazo y un sonoro beso :**

Selara Majere dijo...

Me he entristecido un poco al leerlo, que lastima, era el prototipo de madre ideal. Mas o menos como te imagino a ti, y no es por hacer la pelota :D

menos mal que me tienes al dia de informacion importante, si no, ni me entero.

Selara Majere dijo...

Me he entristecido un poco al leerlo, que lastima, era el prototipo de madre ideal. Mas o menos como te imagino a ti, y no es por hacer la pelota :D

menos mal que me tienes al dia de informacion importante, si no, ni me entero.

Selara Majere dijo...

Me he entristecido un poco al leerlo, que lastima, era el prototipo de madre ideal. Mas o menos como te imagino a ti, y no es por hacer la pelota :D

menos mal que me tienes al dia de informacion importante, si no, ni me entero.

adriana dijo...

Estaba "re-informándome" sobre Yvonne, mi queridísima e idolatrada Lily Monster, y encontré tu blog. Me gustó mucho, y el post.. precioso.
A Alison le diré si recuerda un capítulo donde la Jéssica está en la carcel (de visita); la cocinera es Yvonne de Carlo. Ya mayor, pero hermosísima como siempre :)

Saludos.