High Priestess












***

XX Aniversario

En 2014 se cumple el XX aniversario de tres cosas cuasi fundamentales para muchos de nosotros :)  Primero, el estreno de The Crow de Alex Proyas que fue el 11 de mayo, después el primer concierto internacional en plan darkie en el DF que fue el de London After Midnight el 23 de junio y por último, el estreno de Interview with the vampire de Neil Jordan que fue el 11 de noviembre.

Que veinte años no es nada ;-)



 






 














***

I wanna see you dressed in black



"Black" - The 69 Eyes

Would you tell me that you love me
If you never really cared
Would tell me that you leave me
If no tears were never shared
Don’t you try to tell me
It’s all over again
Don’t try to show me
Loneliness my old friend
Every night I want you back again
Every night I’m in the black
Every night I need your love again
I wanna see you dressed in black
I want you back
In black
I wanna see you dressed in black
Should I stay forever lonely
Like I never really cared
Should I answer when you call me
Like those years were never there
Don’t you try to tell me
It’s all over again
Don’t try to show me
Loneliness my old friend
Every night I want you back again
Every night I’m in the black
Every night I need your love again
I wanna see you dressed in black
I want you back
In black
I wanna see you dressed in black


Del álbum "X" (2012)


********

Porque cada noche quiero verte vestida de negro. Porque cada noche quiero que regreses a mí. 







***

9º Aniversario




El número 9 indica la maestría de la experiencia. Es 3 x 3, la trinidad tres veces. El nueve conoce del cielo, del hombre y de la tierra; conoce del espíritu, la mente y el cuerpo.

Hoy hace nueve años que inicié este blog. Cinco meses de vida tenía mi Happy Demon.

Me ha costado mantener esta ventana al mundo pero no dejo de intentarlo. 

Gracias a los que siguen leyendo mi blog  por gusto, por costumbre o por simple casualidad  :)






***

Noche de verano


Encendamos el fuego, la Dios Triple nos observa y nos guía. Solsticio de verano, seis meses de luz nos aguardan. Vida y abundancia. Litha.

Esta noche es Noche de San Juan :)





***

Nobody loves me



"Sour Times" - Portishead

 To pretend no one can find
The fallacies of morning rose
Forbidden fruit, hidden eyes
Courtesies that I despise in me
Take a ride, take a shot now

Cos nobody loves me
It's true
Not like you do

Covered by the blind belief
That fantasies of sinful screens
Bear the facts, assume the dye
End the vows no need to lie, enjoy
Take a ride, take a shot now

Cos nobody loves me
It's true
Not like you do

Who oo am I, what and why
Cos all I have left is my memories of yesterday
Ohh these sour times

Cos nobody loves me
It's true
Not like you do

After time the bitter taste
Of innocence decent or race
Scattered seed, buried lives
Mysteries of our disguise revolve
Circumstance will decide...

Cos nobody loves me
It's true
Not like you do

Cos nobody loves me
It's true
Not like you

Cos nobody loves me
It's true
Not like you do


Del álbum "Dummy" (1994)


*******

El álbum debut de los británicos Portishead es de lo mejor que dieron los 90s





***

Un cuarto de siglo después



 El 2 de marzo de 1982 murió el prestigioso escritor de ciencia-ficción Philip K. Dick. Cinco meses después, se estrenó «Blade Runner", una película basada en su novela «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?". La película se convirtió en un icono de la cultura moderna y posibilitó el redescubrimiento del fértil caudal imaginativo del escritor.


El 15 de agosto de 1982 fue el día elegido por el productor de la compañía Warner, Alan Ladd Jr., para estrenar simultáneamente y en 1.290 salas estadounidenses la que considera su «última perla cinematográfica». La fecha no fue elegida al azar por el otrora jefe de creación de la 20th Century Fox; el 25 de mayo de 1977 y 1979 había dado en la diana comercial con los estrenos respectivos de «La guerra de las galaxias» y «Alien: el octavo pasajero». Entonces, Ladd estaba convencido de que «Blade Runner» seguiría la misma estela que sus antecesoras. Lamentablemente, sus cálculos fallaron y gozó de una mala acogida en Estados Unidos. La crítica arremetió contra su lentitud narrativa; los espectadores querían ver un filme de acción y no dudas existenciales. Además, había otro factor fundamental que lastró la carrera comercial de la película: las taquillas estaban gobernadas, desde el 11 de junio de 1982, por un pequeño extraterrestre llamado «E.T.».

Lo que habría sido un fracaso inevitable varió considerablemente cuando se estrenó en el resto del mundo y los espectadores e intelectuales la saludaron como un hito dentro de la cultura postmoderna y obra madre del cyberpunk. Abierta a multiples lecturas, ganó adictos en los videoclubs y fue fuente de inspiración para todo tipo de análisis y sesudos tratados. Contra todo pronóstico, «Blade Runner» se convirtió en toda una obra de culto.

Toda leyenda tiene su origen y la de «Blade Runner» se remonta a la novela de Philip K. Dick «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?». Tras este sugerente título, el escritor esboza -desde una óptica pesimista- un futuro imperfecto habitado por seres errantes y mascotas electrónicas en el cual irrumpirá un grupo de androides de última generación repletos de dudas existenciales y que, cansados de su rol de esclavos en las colonias de Marte, regresarán a la Tierra para dar con el paradero de su creador. En esta escenografía caótica surge la figura de un otrora cazador de androides que deberá retomar sus armas para «retirar» de las calles a los insurrectos.

El productor Michael Deeley se sintió muy atraído por las posibilidades que ya esbozaba el primer guión de la película, escrito por Hampton Fancher. Deeley buscó la financiación que requería un proyecto de esta magnitud y contrató los servicios del cineasta británico Ridley Scott, un autor que tres años atrás había demostrado su pericia en el género de la ciencia ficción con «Alien: el octavo pasajero». Tras leerlo concienzudamente, Scott mostró su disconformidad con el guión y solicitó a David Webb People que lo reescribiera. En la cabeza del cineasta bullían varias referencias artísticas que quiso incluir en la historia.

Por un lado, tenía en mente la imagen solitaria del cuadro de Edward Hopper «Nighthawks»; el cómic «The Long Tomorrow», escrito y dibujado por dos creadores que ya habían participado en «Alien»: Dan O'Bannon y Moebius; y la película de Fritz Lang «Metrópolis». Cuando Moebius declinó la invitación de esbozar sobre el papel el futuro caótico y multipoblado de «Blade Runner», Scott contrató al artista Syd Mead. El diseñador de producción Lawrence G. Paull y el director de arte David Snyder fueron los encargados de plasmar en imágenes los bocetos de la ciudad eternamente nocturna en la que se desarrolla la cacería de humanoides que, previamente, habían dibujado Mead y el propio Scott. Para dar mayor verosimilitud al apartado visual, el maestro Douglas Trumbull y Richard Yuricich supervisaron los efectos especiales.

«Blade Runner» es una obra inteligente porque en ella cohabitan, en perfecta armonía, infinidad de referencias, inquietudes y estilos. Tras su apariencia de cine de acción, se oculta una base de cine negro de reminiscencias clásicas y la diversidad extrema de los dramas griegos; temáticamente, no duda en pulsar la filosofía y la religión y la ética cuando los diálogos y la postura de los protagonistas implican una exploración en las consecuencias trágicas que conllevaría un uso excesivo y en clave Divina de la ingeniería genética. Por otro lado, se subrayan los pasajes paranoicos de una sociedad dubitativa, asustada por los miedos externos y, a la vez, condenada a convivir con todas las razas del mundo. Todo ello queda reflejado en la apabullante escenografía que presenta la ciudad de Los Angeles, en un hipotético año 2019, y en la envolvente banda sonora que Vangelis construyó a partir de sintetizadores con alma de cine negro y cantos étnicos.

En el apartado interpretativo, Harrison Ford logró una de sus mejores caracterizaciones metiéndose en la gabardina del atormentado «Blade Runner» Rick Deckard, cuya atípica cacería le llevará a un callejón sin salida cuando, finalmente, se encuentre cara a cara con el androide Nexus 6 encarnado por Rutger Hauer.

La cinta no tuvo una postproducción fácil. Los ejecutivos de la Warner se asustaron ante el vendaval existencialista que impregnaba la obra. No era un proyecto fácil de digerir y decidieron incluir elementos que la hicieran más asequible para el espectador medio. Se incluyó una voz en off de Harrison Ford que pretendía emular a las de las películas clásicas del género negro y se rodó un final feliz en el que Deckard y la androide Rachel (Sean Young) protagonizaban una huida hacia adelante a través de un paisaje luminoso.

Objeto de constantes remontajes, Ridley Scott ha afirmado que, coincidiendo con el 25º aniversario, ha llevado a cabo un «Director's Cut» definitivo. Una buena oportunidad para reencontrarnos con aquella azotea donde un agónico Nexus 6 rememora bajo la lluvia todo lo vivido y encuentra , finalmente, la respuesta a su pregunta única: «¿Cuánto tiempo me queda?»

Koldo Landaluze


«BLADE RUNNER: THE FINAL CUT"
Ridley Scott siempre se mostró disconforme con el trato que sufrió el montaje de su película a manos de la productora Warner. A diferencia de la edición especial que salió en el mercado videográfico en el año 92 -en la que se eliminaba el final feliz y la voz en off y se incluía la imagen onírica de unos unicornios-, el realizador británico quiso tomar parte en la edición definitiva de su obra. Finalmente, tras superar infinidad de trabas derivadas de los derechos legítimos de la obra, el autor de «Gladiator» ha incluido los cambios que incluirá el filme que, bajo el título «Blade Runner: The Final Cut», será estrenado en las salas comerciales coincidiendo con el 25 aniversario de su primer pase. K.L.


-------------------------------------


La editorial Minotauro conmemoró el 25 aniversario de la muerte del escritor Philip K. Dick, uno de los referentes de la novela de ciencia ficción y autor del clásico 'Blade Runner', con la recuperación de una decena de sus obras fundamentales.

Minotauro reeditó 'El hombre en el castillo', 'Los clanes de la luna Alfana', 'Los tres estigmas de Palmer Eldritch', 'Lotería solar', 'Nuestros amigos de Frolik 8', 'Simulacra', 'Una mirada a la oscuridad', 'Valis' y 'Cuentos completos I y II', y publicó por primera vez los 'Cuentos Completos III', según informaron a Europa Press fuentes de la editorial.

El sello recuperó 'El hombre en el castillo', considerada una de sus mejores obras, la futurista 'Simulacra', ambientada a mediados del siglo XXI con unos Estados Unidos presididos por un androide, o 'Una mirada a la oscuridad', recientemente llevada al cine recuperando el uso del rotoscopio.

Minotauro también completó con esta celebración la tercera parte de los 'Cuentos completos', que muestran a Dick como prolífico autor. El propio autor compiló sus relatos en cinco volúmenes, de los que la editorial ha editado los tres primeros revisados.

La relación de Dick con el cine y la televisión ha sido muy importante, aunque el escritor tan sólo pudiera ver la adaptación de uno de sus relatos a televisión y algunas escenas de 'Blade Runner', que se estrenó cuatro meses después de su muerte.

La película 'Blade Runner' se basa en la novela '¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?', 'Desafío total', con Arnold Schwarzenneger en el cuento 'Podemos recordarlo todo por usted' ('Cuentos completos IV'), y 'Minority report', de Steven Spielberg, en el relato 'El informe de la minoría' ('Cuentos completos V').

Philip K. Dick (1928-1982) fue un escritor precoz, que empezó a dedicarse profesionalmente a la literatura en 1952. En los años 60, la duda existencial que marcó su vida y su obra le llevó a la drogadicción, convirtiéndose en un apóstol del LSD y gurú de la contracultura.

Dick llegó a publicar un total de 36 novelas y cinco colecciones de relatos. En 1962 ganó el Premio Hugo con la novela 'El hombre en el castillo' y en 1975 el Premio John W. Campbell por 'Fluyan mis lágrimas, dijo el policía'.




***

Entre 'El Padrino' y 'Los Soprano'




Pocas novelas alcanzan la riqueza y poder de seducción de su famosa crónica periodística titulada Honrarás a tu padre. El poderosísimo relato de Gay Talese es una historia de familia y de Mafia, de inmigración y de asimilación

Para las nuevas generaciones, la historia de la Mafia puede resumirse en una mezcla de El Padrino con Los Soprano. El eslabón que vincula estas historias se llama Gay Talese (Nueva Jersey, 1932), que en Honrarás a tu padre (1971), su épico libro de no ficción sobre el ascenso y la caída de la familia Bonanno, mezcla lo mejor de esos dos mundos: la violencia y el particular código de honor de El Padrino, encarnados en la figura tan despiadada como paternalista de Vito Corleone, con la rutina cotidiana de una familia poderosa de la Mafia que vive en los suburbios de una ciudad norteamericana, como ocurre en Los Soprano. Todo eso, sin embargo, no a través de la ficción sino de una poderosísima crónica de investigación periodística. Después de Gay Talese, eso de que un buen libro de no ficción puede leerse como una novela es un lugar común que se queda corto; pocas novelas alcanzan la riqueza de penetración psicológica y el esplendor de detalles descriptivos de Honrarás a tu padre.

Como todas las historias de la Mafia, el libro de Talese, que le tomó casi siete años de investigación, es un relato de familia. Joseph Bonanno, nacido en 1905, pertenecía a una familia siciliana de alto nivel que emigró a Nueva York a principios del siglo XX; a su regreso a Sicilia, se metió en problemas con Mussolini y volvió a emigrar a Estados Unidos en los años de la Prohibición. Fue durante esos años cuando comenzó su ascenso imparable en la Mafia; el mayor de sus hijos, Salvatore (Bill) Bonanno, nacido en 1932, terminará heredando el negocio. Bill hubiera querido, quizás, ser otra cosa, pero la admiración y la reverencia que le tenía a su padre -lo veía casi como "una deidad"- hicieron que, de manera casi fatalista, no tuviera más opción que hacerse cargo de esa herencia paternal que lo conflictuaba. La historia que cuenta Talese le hace justicia al título: Bill sufre todo el peso de esa admonición bíblica.

Talese comienza Honrarás a tu padre in medias res, con el secuestro de Joseph Bonanno en 1964. Su reaparición un año después provocará una guerra sin cuartel entre varias familias mafiosas en Nueva York. A partir de ese inicio, Talese bifurcará el relato en varios sentidos, sin perder nunca la dirección central de la trama: está la historia de la guerra, que sirve para meternos de lleno en los negocios de la Mafia en la década de los sesenta; está la investigación de las raíces de la Mafia de Nueva York en la Sicilia de principios del siglo XX, que permite explicar el ascenso de Joseph Bonanno y las tradiciones étnicas con que consolida su poder; y está el corazón emocional del libro, en la historia de Bill, que va desde que es un adolescente despreocupado en Arizona al que solo le interesan las chicas, los coches y la ropa, pasa por el momento en que debe abandonar la universidad para obedecer al llamado de su padre e ingresar a la Mafia, y llega a la turbulencia de los años sesenta. Es Bill quien, en enero de 1965, conocerá a Talese, por entonces un reportero de The New York Times, y a quien a lo largo de varios años le contará con lujo de detalles la historia de su familia.

Cuando Honrarás a tu padre fue publicado en 1971, sorprendió a todos: ¿cómo era posible que Talese supiera tanto sobre la Mafia, una organización definida a partir de su código de silencio? Hubo incluso críticos que condenaron a Talese por la cercanía con personajes moralmente detestables: en la nota que sirve de epílogo al libro, Talese habla de su amistad con Bill y dice que lo respeta y comprende, y uno piensa en el parecido con Truman Capote y los asesinos de A sangre fría. También lo criticaron por mostrar de manera demasiado familiar un mundo que debía verse como ajeno, demasiado ajeno. Lo notable de Talese en Honrarás a tu padre es que toma el camino más difícil, que es el de mostrar cómo la familia Bonanno representa a la vez a un grupo étnico -con todas sus tradiciones, con virtudes y debilidades- y a una familia muy norteamericana. Honrarás a tu padre es una historia de mafiosos, pero también una de inmigración y asimilación.

Los alcances del libro de Talese no debían haber sorprendido tanto. Después de todo, a principios de los setenta Gay Talese ya era muy conocido gracias a sus crónicas de principios y mediados de los sesenta -Joe Louis at Fifty, Frank Sinatra Has a Cold-; su mezcla de técnicas de investigación periodística con detalles narrativos más propios de una ficción era tan influyente como A sangre fría o los textos de Hunter Thompson, Tom Wolfe y Joan Didion. Honrarás a tu padre consolidó su reputación como uno de los grandes de un nuevo género de escritura periodística, una nueva forma de hacer literatura que por entonces despuntaba y que no ha hecho más que crecer.


Edmundo Paz Roldán
Babelia
El País
4 de junio de 2011






***

John Constantine


















 



Constantine se estrenó en 2005 y es el debut del director Francis Lawrence (conocido posteriormente por I Am Legend y The Hunger Games) y la única adaptación a la pantalla grande que ha habido del personaje John Constantine que surge del cómic Hellblazer.

Es una de mis pelis favoritas no sólo por la temática y el tratamiento, sino por las actuaciones de Keanu Reeves como el cínico Constantine y de Tilda Swinton como un magnífico y alienado Gabriel... Ah y también Peter Stormare como insuperable Lucifer  ;-)





***

Angel Man


Visto en el cementerio Hauptfriedhof, Frankfurt







***